Ópera y conciertos en Praga

Teatro Nacional de Praga


I, € 52
II, € 47



Macbeth, Ópera de G. Verdi

Macbeth, Ópera de G. Verdi

Macbeth pretende el trono escocés, pero antes tiene que destruir a sus rivales. Una esposa despiadadamente ambiciosa, un aquelarre de brujas, un desfile de fantasmas y ejércitos beligerantes son los demás ingredientes de uno de los dramas más emocionantes jamás escritos.

Es bien sabido que Giuseppe Verdi era muy trabajador, especialmente durante sus conocidos como “años de galera”. Pero con Macbeth fue todavía más allá. La oportunidad de poner música a una obra de Shakespeare le animó a invertir tiempo y energía en cada aspecto de su nueva ópera, desde la elección y gestión de sus cantantes y actores hasta la propia puesta en escena de Macbeth.

Hubo bajas en el camino. Verdi incluso, en un momento dado, reemplazó a su libretista, Francesco Maria Piave, por el poeta Andrea Maffei, para poder finalizar su visión de Macbeth. El fin justificó claramente los medios. El estreno en el Teatro della Pergola de Florencia el 14 de marzo de 1847 fue todo un éxito, y el propio Verdi fue llamado al escenario para recibir los aplausos de un exultante público nada más ni nada menos que treinta y ocho veces.

Lo que acababan de presenciar era casi una revolución. En lugar de hacer que la historia sirviese para resaltar la música, Verdi había creado un drama musical, despreocupado de las convenciones operísticas. Se eliminó la separación tradicional de aria y recitativo; la contribución de los coros de Verdi era tan importante para el compositor como la de sus solistas.

La tragedia Macbeth de Shakespeare cuenta con tres brujas; la obra de Verdi con dieciocho, proporcionando así, la ópera, los medios para hacer la trama original, si fuese posible, aún más intensa y emocionante. La música de Verdi también sorprende constantemente al oído. En Macbeth, el color orquestal es asombroso. Los instrumentos tocan en registros poco familiares y, quizá lo más impresionante de todo, es Lady Macbeth, que canta de una manera como nunca antes se había escuchado a ninguna otra soprano. Sin nada de la coloratura a la que el público de ópera italiano estaba acostumbrado, el modo en el que el rol es interpretado determina cómo es cantado.

Los amantes de la música en Praga tienen una vez más la oportunidad de experimentar una ópera que realmente rompió el molde. Verdi seguiría ascendiendo, pero Macbeth está realmente a la altura de todo lo que el compositor creó después.




image Mcbeth, Ópera de G. Verdi / Národní divadlo, Foto Patrik Borecký