Ópera y conciertos en Praga




    Conciertos de Órgano en Praga

    Conciertos de Órgano en Praga

    A lo largo del año, una serie de conciertos de órgano son representados en la iglesia de San Francisco, situada junto al célebre Puente de Carlos, en el corazón de la capital checa. Estos eventos son interpretados por uno o dos solistas destacados en este arte, así como por prometedores músicos (solistas instrumentistas y/o cantantes), que presentan un programa variado, que hace que los visitantes de la ciudad, así como los asistentes asiduos a conciertos, encuentren en cada recital algo nuevo y muy agradable de escuchar. Obras de órgano de grandes maestros como Johann Sebastian Bach, Antonín Dvořák o Wolfgang Amadeus Mozart aparecen en el programa en algunas fechas. Otros compositores conocidos por sus obras de órgano y sacras, como Charles Gounod, Franz Schubert, Josef Seger y Jan Křtitel Kuchař, están también presentes en el calendario de recitales cada temporada. Como los amantes de la música pueden imaginar, en Adviento y en Navidad los conciertos de órgano toman un aire claramente festivo, haciendo que asistir a uno de ellos en esta época del año sea una ocasión realmente mágica.

    El lugar donde se celebran dichos conciertos crea también una atmósfera especial. No sólo este edificio religioso, que data de 1688 cuando fue construido por la Orden de los Caballeros de la Cruz, es el marco adecuado para la naturaleza normalmente religiosa de la música de órgano, sino que además sus altos techos y su arquitectura hacen que la acústica sea excelente. Como lugar de conciertos, esta iglesia es perfecta para disfrutar de la buena música de órgano. El propio órgano es el segundo más antiguo de la ciudad y ha sido tocado por celebridades como Mozart y Dvořák. Fue el famoso arquitecto borgoñón Jean Baptiste Mathey quien diseñó la estructura y gran parte de su interior. Los aficionados a la música deben estarle agradecidos por el encantador lugar que creó, que permite escuchar el timbre completo de cada nota.

    Aunque la iglesia es utilizada para música barroca y clásica así como para actuaciones de arias populares, es como lugar para conciertos de órgano donde más destaca. El número de asistentes es limitado, así que aquellos a los que les guste este tipo de música de cualquier era no deberían perder la oportunidad de escucharla en un auditorio tan propicio.